293H

¿Todos los alimentos producen cáncer?

¡Hola chicas!

Hace unos meses me encontré con este gráfico por la red y me resultó muy curioso: Todos los alimentos que comemos causan y previenen el cáncer… ¿Cómo os quedáis?

todos los alimentos provocan y previenen el cancer

A mi me llamó muchísimo la atención.

El gráfico nace a raíz de un estudio en el que se escogieron 50 alimentos al azar y luego se analizaron distintas investigaciones realizadas con estos alimentos en relación al cáncer.

Lo que se recoge son las conclusiones de estos estudios: ¿el alimento en cuestión causa o previene el cáncer? Y como veis hay de todo para cada uno de los alimentos.

Me resultó curioso, porque cuando te diagnostican un cáncer, entre las miles de cosas que te toca vivir, pasan dos:

Por un lado creo que todas pasamos por una etapa en la que nos planteamos si nuestros hábitos de vida son suficientemente sanos.

Y esto nos lleva una revisión de los mismos.

Tratamos de incorporar pequeñas modificaciones con las que intentamos comenzar a llevar una vida más sana: hacer algo más de deporte, comer un poco mejor, tomarnos la vida con más calma…

Y yo creo que todas estas pequeñas incorporaciones a nuestra vida, todos estos pequeños cambios de hábitos son buenos.

¿Por qué? Porque nos plantean nuevos objetivos y retos y nos hacen sentir activas en la recuperación de nuestra enfermedad. Y creo que eso es bueno.

Pero por otro lado, tooooooooodooo el mundo (especialmente la gente que por suerte no ha pasado por esta experiencia) parece que se ve obligado a compartir contigo sus ‘trucos’ para mantenerse sano.

Seguro que algo de esto os suena:

  • Cocinar en cocina de gas y no en vitro o con cocina de inducción es más sano.
  • No usar el microondas o el móvil es mejor porque las ondas son lo peor.
  • Tomar más este zumo o ese alimento que todos sabemos que es sanísimo incluso tú misma, y claro, no le habías hecho ningún caso.
  • Quitar de tu vida ese otro alimento que ¿obviamente? no es bueno.
  • Practicar yoga o pilates o correr es saludable y no estar tumbada en el sofá o dando minipaseos.
  • Nunca reutilizar el aceite para freir ¡loca! Si todas sabemos que es el demonio.
  • Ni comer quemado o retostado o ligerísimamente marroncito las tostadas o el arroz …adios socarrat.

En fin… estoy segura de que se os ocurren mil ejemplos porque creo que nos ha pasado a todas.

Mi opinión es que esa primera parte en la que intentamos mejorar nuestros hábitos es buena, porque efectivamente tratamos de ir hacia un modo de vida que pensamos que es más sano.

Que pensamos que es más sano, ojo, no que sabemos que es más sano.

Porque hoy por hoy no se sabe con exactitud qué causa el cáncer, así que tratamos de hacer cosas que ‘nos han dicho’ o ‘nos suenan’ que son más saludables que nuestros antiguos hábitos.

Y esto es bueno sí o sí (incluso aunque en el fondo, nuestros nuevos hábitos no lo sean) por dos motivos:

Lo hacemos, no con pleno conocimiento (no lo tenemos, sin más), pero sí con pleno convencimiento.

Y esto es básico, porque influye directamente en nuestra actitud al enfrentar la enfermedad.

Nos hace sentir parte activa de nuestra curación.

Y creemos firmemente que estas modificaciones que incluimos en nuestra vida, nos va a mantener más sanas y nos va a ayudar a combatir y vencer a la enfermedad.

Y esto a mi me parece fundamental: la actitud con la que enfrentas la enfermedad es básica para todas las personas que pasamos por esto.

Porque es un asco. Y los días que te coge baja de moral, de fuerzas o de esperanza que los hay a pesar de todo, son días muy duros y difíciles de llevar.

Para ti y para todos los que te acompañan que bastante desesperados están también y a veces sienten que no pueden hacer nada para ayudar.

Así que movernos para incluir estos nuevos hábitos que nos ilusionan creo que es importante.

¿Y qué ocurre con los alimentos? Pues la lectura que yo hago es que todo en exceso o en defecto es malo. Y que en el punto medio está la virtud.

Quizás una copa de vino acompañada de un chuletón no es la comida más sana del mundo, pero creo que si es algo puntual, no va a prevenir especialmente que te veas afectada por la enfermedad, pero tampoco te va a lanzar a sus brazos.

Siempre digo que la enfermedad no tiene ningún prejuicio: puede afectarle a la persona con los hábitos más saludables del planeta y no afectarle en absoluto a un abuelete que lleva toda la vida desayunando un sol y sombra y fumándose un puro después de comer.

¿Vosotras qué opinais? ¿Os llama la atención este gráfico? ¿Os habéis visto un poco agobiadas por el tema de incorporar hábitos saludables o por no haberlos seguido en un momento dado? ¡Contadme en los comentarios, me muero de curiosidad! 😜😜 ¡Feliz fin de semana!

Aquí os dejo la información original relacionada con el estudio (en inglés):

Enamorada profundamente de Xubra. En otros momentos fui pedagoga, educadora social, informática, gestora de proyectos... Me encanta viajar, leer y bailar y creo firmemente que ¡la vida es sexy! ;)

Published by

Paula

Enamorada profundamente de Xubra. En otros momentos fui pedagoga, educadora social, informática, gestora de proyectos... Me encanta viajar, leer y bailar y creo firmemente que ¡la vida es sexy! ;)

4 thoughts on “¿Todos los alimentos producen cáncer?”

  1. Haaaaaaaaaaarrrrrrrrrrttttttttaaaaaaaaaaaa estoy de leer un montón de paridas referentes a lo que cuentas de los alimentos y del cáncer.
    He dejado de leer y de creer en estas cosas, porque me agobiaba cantidad, y he tomado una decisión: COMER DE TODO, PERO CON CABEZA.
    Yo pienso que si te toca, te toca y punto. Mucha gente deportista, que ha comido sano desde siempre, tiene cáncer. Y otra gente que no come más que grasas malas, carne roja y demás, no tiene cáncer. ¿Por qué? Porque todo forma parte de nuestro organismo y nuestro ambiente.
    Paaaaso olímmmpicamente de todas estas cosas. Es mi opinión. Y te digo una cosa: “soy mucho más feliz así, y ya no me agobio en absoluto con las comidas”. Y sentirte feliz y no agobiarte es sano, ¿verdad?

    Un besazooo!!

    1. ¡No agobierte es sanííííísimo! Estoy contigo. De todo con cabeza y olvidarse de dietas y alimentos ‘milagrosos’ o ‘malvadosos’. ¡Gracias por comentar! ¡¡Saludicos!!

  2. Siempre me sorprende la obsesión por lo que comemos y lo laxos que somos con lo que respiramos (o lo que cae sobre las huertas o vertemos a los mares). En mi pueblo hay una fábrica de fertilizantes y entre los vecinos de la zona los casos de cancer de vejiga son sospechosamente comunes (ojo, no hay ningún estudio todavía).
    Me resulta llamativo tanta investigación sobre los alimentos y que no se detalle donde y con que contaminantes se cultivaron/criaron… es un tema que da para mucho y donde la salud entra en conflicto con intereses económicos

    1. Hola! Es complicado saber si los propios alimentos son o no sanos, trazarlos o pararnos a analizar dónde estamos viviendo… Como dices es un tema que da para muchísimo más. Gracias por comentar 🙂 ¡Un saludo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *